Tienes que tener un propósito en la vida

– Nunca es demasiado tarde para ser lo que podrías ser. – George Eliot

¿Por qué fijarse objetivos si se puede vivir sin ellos? ¿No son los momentos de despreocupación y las decisiones espontáneas las que dan color a los días contados?

Estas son las preguntas que pueden circular por tu mente cuando te preguntan por tus planes de futuro, y no te voy a decir que pensar así sea un error.

Sin embargo, no se puede negar que a veces, llevando una vida así, uno puede perderse y pensar que es difícil encontrar el camino de vuelta.

Aquí es donde la fijación de objetivos juega su papel.

He aquí algunas razones importantes por las que es necesario tener objetivos:

1. Tienes el control de tu vida

Aunque suene absurdo, tener un objetivo no te limita, sino que te da más control sobre tu vida.

¿Por qué? Porque te guía y te ayuda a elegir qué camino tomar y cuál desviar.

Esto te dará una imagen más clara de tu propósito en la vida, lo que te dará más tiempo para planificar y preparar lo que realmente necesitas para el futuro que has elegido.

2. Sabrás a qué dar prioridad

Tus objetivos te ayudan a filtrar las cosas más importantes de las que sólo te hacen perder el tiempo.

Esto le evitará agotar todo su tiempo y energía en algo que acaba considerando trivial.

Al tener objetivos claramente definidos, sabrá cuáles merecen su precioso tiempo.

3. Es más probable que tome mejores decisiones

Una vez fijados sus objetivos, lo más probable es que le ayude a identificar las opciones correctas en función de una visión a largo plazo de su objetivo.

Siempre puedes volver a tu propósito -por qué tienes esos objetivos- y tomar una decisión cuando te encuentres en esa situación.

4. Es más probable que dejes de procrastinar

Como sabes en qué centrarte y ya tienes tus prioridades en orden, no te quedará tiempo para soñar y procrastinar.

Tendrás que ocuparte de hacer realidad tus sueños.

5. Seguirás un camino más cercano al éxito

Los objetivos te guían hacia donde quieres estar y te ayudan a definir lo que realmente quieres conseguir.

Imagina que los «objetivos» son como una carretera que atraviesa un denso bosque.

Imagina que no tienes ningún rastro que te guíe mientras caminas por un bosque que no conoces.

Lo más probable es que te pierdas o, peor aún, que no encuentres nunca la salida.

Pero con un objetivo que te guíe, sabes qué camino tomar, y ese camino te lleva a donde tienes que estar.

Por último, los objetivos te motivarán para empezar a trabajar en tu futuro ahora.

Nunca es demasiado tarde para empezar si sabes a dónde vas.

No debes considerar tu propósito de vida como la solución a todos tus problemas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.