La mejor manera de hacer que su cerebro sea más plástico

La plasticidad cerebral, también conocida como neuroplasticidad, es un término que describe la capacidad del cerebro para cambiar de forma y adaptarse al entrenamiento y el aprendizaje.

Muchos pensamos que nuestros cerebros son fijos e inertes; de hecho, ¡así los ha descrito la ciencia durante siglos!

Pero recientemente hemos descubierto que el cerebro humano es extremadamente adaptable, capaz de establecer nuevas conexiones e incluso de generar nuevas neuronas en un proceso llamado neurogénesis.

Nuestros cerebros cambian de forma como los músculos, y cuanto más se «ejercitan» ciertas áreas cerebrales, más grandes se vuelven.

Esta plasticidad es un signo de salud física y nos da la capacidad de aprender y desarrollarnos como seres humanos.

A continuación, lea más para descubrir cómo puede hacer que su cerebro sea más plástico para que pueda aprender más que nunca.

Seguir aprendiendo

La forma más importante de hacer que tu cerebro sea más plástico es aprender más.

Cuanto más aprendas, mejor será tu cerebro para aprender.

Esto significa que si haces el mismo trabajo y tomas la misma ruta al trabajo todos los días, serás terco y estrecho de miras.

Dicho esto, siga exponiéndose a cosas nuevas y su cerebro se volverá maleable y versátil, lo que le permitirá adaptarse a cualquier situación.

Además de especializarse en el aprendizaje, es igualmente importante exponerse a nuevas experiencias.

Intenta visitar otros países, conocer gente nueva y leer libros.

Desafía tus creencias y no te acomodes nunca a la rutina.

Ejercicio

Se ha demostrado que el ejercicio, especialmente el aeróbico, aumenta la neurogénesis y ayuda a promover el aprendizaje.

Otra forma de ejercicio especialmente eficaz es cualquier actividad que implique el aprendizaje de nuevos movimientos.

Esto significa cosas como la danza, las artes marciales o incluso la gimnasia.

Nutrición

Una buena nutrición favorecerá el funcionamiento saludable del cerebro, incluida la plasticidad.

Hay muchos nutrientes específicos que ayudan a una función cerebral óptima, pero algunos de los mejores son: la curcumina, los ácidos grasos omega 3, el magnesio, el zinc y las proteínas en general.

Si incluyes más de estos elementos en tu dieta, tu cerebro funcionará mejor.

Dormir

Por último, el sueño es una de las cosas más importantes para el desarrollo de las funciones cerebrales, la consolidación de los recuerdos, etc.

El sueño es el momento en el que nuestro cerebro crea recuerdos permanentes y forma conexiones entre ellos.

¡Asegúrate de no saltarte tus 8 horas!

Envejecimiento neural, plasticidad cerebral y ejercicio: Avances desde la óptica de fisioterapia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *