Por qué ayudar a los demás puede hacerte feliz

No todos los héroes llevan capa.

Muchos héroes ejercen su filantropía sin esperar nada a cambio.

Pero, ¿por qué hay tanta gente dispuesta a ayudar a los demás? ¿Qué ganan ellos?

Ayudar a los demás te da un sentido de propósito

Una vida sin un propósito es como viajar sin un destino.

Claro, puede parecer emocionante al principio, pero tarde o temprano te aburrirás de todo.

Empezarás a preguntarte para qué estás realmente en la tierra.

Tu propósito puede ser cualquier cosa, pero ayudar a los demás es un buen punto de partida.

¿Por qué? Porque puedes ver cuántas vidas has tocado y a cuántas personas has ayudado.

No es mucho pedir para empezar a ayudar a alguien.

Sólo necesitas el corazón, la voluntad y la paciencia para compartir tu tiempo, tus habilidades y quizás tu dinero para empezar.

Te sientes bien contigo mismo

Cuando ayudas a los demás, también te ayudas a ti mismo y a tu autoestima.

Empiezas a sentir que por fin estás haciendo algo bueno por algo en esta vida.

Tu confianza crece y tomarás decisiones aceptables y dejarás de ser indeciso y de cuestionarte a ti mismo.

Por fin podrás disfrutar y vivir tu vida como quieres.

Formar relaciones significativas

Cuando ayudas a los demás, conectas inmediatamente con ellos.

Esto es especialmente cierto en situaciones en las que su ayuda podría significar la diferencia entre el éxito o el fracaso de alguien, o incluso la vida o la muerte.

La persona a la que ayudas se sentirá en deuda contigo.

Si quieres que tu círculo de positividad crezca, pídeles que avancen ayudando también a los demás.

Sin embargo, ten en cuenta que no todo el mundo te corresponderá.

Algunos querrán seguir robándote.

Cuando esto ocurra, corta los lazos con ellos y vete a ayudar a quienes los aprecien más.

Te ayuda a reflexionar sobre tus bendiciones

Cuando sales a ayudar a los demás, puedes mirarte a ti mismo y a tu situación vital desde el punto de vista de otra persona.

Te darás cuenta de lo afortunado que eres al poder ofrecer tu ayuda.

Esta toma de conciencia te ayudará a mantener los pies en la tierra y la humildad.

Ayudar a los demás puede ser la clave para la felicidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *