El poder del flujo y cómo acceder a él

En la neurociencia, el concepto de «flujo» está de moda.

El flujo describe un estado mental específico que nos permite concentrarnos intensamente en una sola tarea o tema.

En este estado, el tiempo que nos rodea aumentará y se ralentizará, dándonos más tiempo para reaccionar y mejorando significativamente nuestro rendimiento.

Al mismo tiempo, somos más rápidos a la hora de resolver problemas y responder, y podemos bloquear por completo cualquier pensamiento o tentación que nos distraiga.

¿Qué es exactamente este «flujo» y cómo se produce?

Explicación del flujo

El flujo es un estado mental determinado, del mismo modo que «luchar o huir» nos pone en un estado mental determinado.

De hecho, el estado de flujo es muy similar a la respuesta de lucha o huida, con la diferencia básica de que la lucha o la huida nos hace entrar en pánico y nos distrae, mientras que el flujo es algo más tranquilo y positivo.

Sin embargo, ambos estados se desencadenan por una sensación de amenaza e importancia.

Cuando el cuerpo detecta que está en peligro o que está trabajando para conseguir un objetivo muy importante, produce sustancias químicas como la dopamina, la noradrenalina y el cortisol.

Estos aumentan el ritmo cardíaco, tensan los músculos y, en general, nos hacen estar más alerta y preparados para la acción.

La diferencia es que el poder del flujo también produce serotonina (la hormona del bienestar) y anandamida (la hormona de la felicidad).

Esto hace que la sensación sea mucho más eufórica, y nos hace más creativos.

En otras palabras: es un peligro/importancia para el placer y la excitación.

Los «desencadenantes» típicos de los estados de flujo son el surf, el snowboard y los deportes.

Se trata de cualquier momento en el que has perdido la noción del tiempo y de quién eres, y en su lugar has empezado a moverte puramente en el espacio, sin distracciones.

Esto también puede ocurrir cuando uno actúa en una banda y se convierte en «uno con la música».

O cuando estás inmerso en una discusión fascinante y pierdes la noción del tiempo.

Cómo acceder al flujo

Entonces, ¿cómo se accede a este increíble estado mental y se encuentra el flujo? La respuesta es que requiere concentrarse al 100% en lo que estás haciendo, construyendo su significado en tu mente.

El uso de la meditación puede ayudarle a mejorar su concentración en general, mientras que la práctica de la TCC (terapia cognitiva conductual) puede enseñarle a cambiar su forma de pensar sobre diferentes actividades.

En última instancia, sin embargo, tienes que recordarte a ti mismo por qué es importante lo que estás haciendo y participar plenamente en el momento.

Sólo entonces podrás aprovechar tu flujo.

El estado de flujo, y cómo entrar en él

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.