Cómo evitar el filtro de spam y acceder a la bandeja de entrada principal

Uno de los mayores retos para los profesionales del marketing por correo electrónico a lo largo de los años ha sido siempre superar el filtro de spam.

La función del filtro de spam en la mayoría de los proveedores de correo electrónico es impedir la entrada de mensajes no deseados, especialmente los que pueden contener virus, estafas de phishing u otros tipos de contenido dañino.

Sin embargo, hoy en día esto se ha vuelto aún más difícil.

Ahora no sólo tenemos buzones de spam, sino también buzones “sociales” y “promocionales” que segregan aún más nuestros mensajes y dificultan que alguno de ellos llame la atención.

La buena noticia es que existen estrategias para combatir ambos problemas.

Idioma

Uno de los primeros y más importantes consejos para evitar el spam es asegurarse de evitar el uso de palabras y frases que los ordenadores asocian con el spam.

Esto es similar a la forma en que Google busca las palabras claves, excepto que esta vez las palabras claves son algo malo.

Ejemplos de palabras que deben evitarse son: “comprar”, “gratis”, “descuento”, “prisa” y “Viagra” (¡espero que esto último no sea algo sobre lo que vayas a escribir!).

Cómo utilizar Facebook para participar en tu comunidad local

Estructura

Si quieres entrar en la bandeja de entrada principal, no basta con no parecer spam, sino que además debe parecer un mensaje personal.

Para ello, debes aprovechar la función de respuesta automática que te permite utilizar el nombre del destinatario en el mensaje.

Del mismo modo, intenta estructurar tu mensaje más como un correo electrónico convencional.

Eso significa decir Estimado [Nombre], y terminar con Saludos.

También debes evitar incluir elementos que un cliente te asocie con una imagen promocional o que te hagan parecer al menos una correspondencia genuina.

Eso significa evitar el uso de demasiados hipervínculos, limitándose a uno, y significa evitar el uso de imágenes grandes.

Reputación del remitente

Pero lo más importante es que te centres en ofrecer un gran valor a lo largo del tiempo.

Si lo haces, la gente abrirá tus mensajes y los leerá.

Esto ayudará a mejorar tu “reputación de remitente”, lo que a su vez significará que no te pondrán en la lista negra.

Y ya que estás en ello, ¿por qué no pides a tus lectores que pongan tus mensajes en la “lista blanca” y los añadan a la bandeja de entrada principal?

A veces las mejores soluciones son las más sencillas.

Te gusta la lectura, Ingresa a nuestra comunidad bloguera donde encontraras miles de artículos para leer.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *