3 Técnicas para reprogramar su mente subconsciente

Hay muchos ejercicios que puedes hacer para reprogramar su mente subconsciente

El objetivo es estar totalmente concentrado y evitar la dispersión.

Sin embargo, se recomienda que elija sólo uno para empezar. 

Visualización mental

El subconsciente es muy sensible al poder de las imágenes. 

No tiene noción temporal y evoluciona en un presente eterno. 

Esto significa que cuando imagines que has cumplido un objetivo, tu subconsciente no distinguirá entre lo que se logrará en el futuro y el deseo ya cumplido. 

Esta representación provocará en usted los mismos efectos fisiológicos que la realidad. 

Por tanto, sentirás emociones positivas que reforzarán tu mentalidad ganadora. 

Se produce un efecto dominó en el que tu subconsciente se verá aún más estimulado.

Dedica cada día unos 10 minutos a visualizar escenas positivas de lo que quieres conseguir en tu vida.

Aquí hay algunos ejemplos de visualización, si necesitas algo de inspiración:

  • Un trabajo emocionante
  • Una casa bonita
  • Vacaciones en el destino soñado
  • Relaciones constructivas y saludables
  • Cualquier cosa que quieras manifestar en tu vida

Para aumentar aún más el poder de la visualización, asegúrate de emitir fuertes emociones positivas.

Haciendo esto constantemente, eliminarás todo lo que te frena en el día a día (miedos, preocupaciones, dudas…)

Afirmaciones positivas para reprogramar su mente subconsciente

Las afirmaciones positivas son frases cortas, que envías a tu subconsciente, para dirigir tus pensamientos hacia los objetivos que quieres alcanzar. 

Todas las afirmaciones que te repitas una y otra vez transformarán tu vida y darán forma a tu mente. 

Tus pensamientos se convertirán en una poderosa herramienta para crear tu realidad.

Para que el ejercicio funcione y proporcione resultados rápidos, debes seguir estas pocas reglas:

Las afirmaciones deben ser positivas y estar formuladas en tiempo presente. 

Su subconsciente, como se ha mencionado anteriormente, no tiene noción del tiempo y simplemente reconoce el momento presente. 

Por lo tanto, una formulación futura o negativa no tendrá ningún efecto, ya que no es compatible con su subconsciente.

Tus emociones deben estar en consonancia con tus afirmaciones. 

Sean cuales sean las palabras que digas, esfuérzate por sentir las emociones correspondientes. 

Tu subconsciente estará más inclinado a creerlo.

Sea regular y diligente. 

Las afirmaciones sólo funcionan si las repites varias veces al día. 

Hazlas parte de tu rutina matutina o nocturna para que no las olvides.

La influencia de tu entorno

Tu subconsciente sigue la misma lógica implacable que un ordenador. 

Es indiferente a la naturaleza del entorno en el que vive. 

Simplemente se contenta con formar sus creencias a ciegas sobre la base de toda la información recibida y escuchada. 

Si está constantemente expuesto a pensamientos negativos, o vive con gente que se queja todo el día, sus planes y su estado de ánimo se verán afectados.

Rodéese de buenas energías y acepte ordenar sus relaciones. 

Deja espacio para acoger a nuevas personas que coincidan con tus valores… y con tu perspectiva actual. 

Céntrate en la gente que te tira para arriba y te da energía.

Es importante ser constante y diligente para ver los resultados de tu programación. 

En cuanto empieces a experimentar resultados positivos te proporcionará la motivación para hacer más. 

Cumpla con sus sesiones diarias y sepa que estos cambios son duraderos, poderosos y que vale la pena invertir en ellos.

Los beneficios de una mentalidad positiva

Alimentas tu cuerpo físico con «buena comida», alimentas tu coche con «buen combustible», así que por qué no alimentar también tu mente con «buenos pensamientos».

Tras una investigación realizada en los años 50, se llegó a la conclusión de que tener una mentalidad positiva ayudaría a mantener una buena salud física y mental, aumentaría la longevidad y promovería el éxito en la vida personal y profesional.

Ver «el lado bueno»

El pensamiento positivo está estrechamente relacionado con el concepto de optimismo. 

Alguien que ve el mundo de forma positiva y ve el «lado bueno» se sentirá más sano mental y físicamente que alguien que piensa de forma negativa, ansiosa o incluso deprimida.

El pensamiento positivo no es un concepto nuevo. 

Se trata de un método terapéutico basado en la autosugestión y que pretende que el sujeto se adhiera a ideas positivas. 

Repitiendo mensajes positivos veinte veces al día, se supone que el individuo alcanza el bienestar y logra una salud óptima.

Mejorar la salud

El pensamiento puede actuar directamente sobre el cuerpo. 

Cuando se sustituyen los pensamientos negativos por la calma, la confianza y la paz, uno se siente bien. 

Además, el pensamiento positivo puede ser útil para superar los trastornos del sueño, la tensión muscular, la ansiedad y la fatiga. 

Las personas que piensan negativamente sufren más depresión y ansiedad.

Prevenir el estrés

Muchos directivos ya son seguidores del pensamiento positivo y lo integran en sus empresas: seminarios de bienestar, coaches de relajación, psicólogos especializados, etc. 

Los beneficios son bastante sorprendentes, y una de las principales ventajas de la mentalidad positiva es que protege contra los efectos nocivos del estrés. 

Permite regular las consecuencias y encontrar la dosis adecuada en el trabajo, para no agobiarse. 

Se aprende a conocerse mejor a uno mismo, a comprender mejor los recursos con los que se cuenta y a concentrarse en las tareas que se quieren realizar. 

En definitiva, se aprende a ser más eficiente y, sobre todo, se sabe decir basta cuando es necesario.

Un entorno de vida más favorable

Una actitud positiva también puede influir en la forma de llevar tu vida, lo que a su vez repercute en tu salud. 

Si está pasando por un momento especialmente estresante, será menos probable que preste atención a su dieta, ejercicio y sueño.

En cambio, es más probable que compense el estrés bebiendo alcohol o comiendo comida basura. 

Estos elementos del estilo de vida son también factores de riesgo de cáncer y otras enfermedades.

Conoce la historia de Lionel, el hombre con cara de león, fue catalogado como un temible ‘monstruo’ secundario, pero Stephan Bibrowski era cualquier cosa menos

Longevidad

Los optimistas viven más tiempo y con más salud. 

Innumerables estudios lo demuestran. 

En los años 30, los psicólogos de la Universidad de Kentucky pudieron determinar que los sujetos identificados como los más optimistas habían vivido, de media, diez años más que los menos positivos, y gozaban de mejor salud. 

Además, el poder de la positividad con la curación está bien documentado.

Bienestar psicológico

El pensamiento positivo tiene un efecto positivo en la supervivencia de las personas enfermas, así como en la de las personas sanas. 

Sin embargo, tener una mentalidad positiva predispone a mostrar un comportamiento también más «positivo» en términos de salud. 

De hecho, los estudios demuestran que este estado de ánimo va acompañado de comportamientos más virtuosos. 

Por supuesto, no enfermamos sólo por el estrés, nuestras emociones o nuestros pensamientos. 

Pero, ahora podemos decir que muchos síntomas y enfermedades se ven afectados por nuestros pensamientos y comportamientos.

Los pensamientos tienen un gran poder. 

Siempre han dado forma a nuestra vida. 

Piensa positivamente y espera resultados favorables. 

Las situaciones y las circunstancias cambiarán en consecuencia.

Visita La Tienda Virtual

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *